• banner1
  • banner2
  • banner3
  • banner4
  •    unnamed

Entrenando por primera vez...

Escrito por Admin. Publicado en Blog

14370202 1249359668420740 6105389974448610958 n
Por: Jorge Martínez, octavo en Cerberos y ahora entrenando en Valencia, España.

Para el que no entiende, el rugby es solamente un deporte donde un grupo de locos va corriendo, tacleando, golpeando y sangrando por la cancha, donde todos son tipos grandes y salvajes, pero señores, déjenme decirles que el rugby es todo menos eso, es un deporte que te enseña muchas cosas sin siquiera darte cuenta.

El momento en que empiezas a practicarlo te dolerá, los ejercicios físicos te agotarán, harás tantas sentadillas, burpees, tijeras y flexiones que luego del primer entrenamiento no podrás sentarte y de seguro no querrás volver a seguir con la “tortura”. Pero luego piensas y te acuerdas como tenías a más de 20 desconocidos corriendo junto a ti, animándote a seguir para adelante, gente que estará ahí siempre y esa es la razón por la que volverás: por la gente. Gente que sin conocerte, en tu primer entrenamiento te reciben como hermano y te alientan a todo pulmón a dar más de ti, a no rendirte y eso es lo que realmente es el rugby: una hermandad, una familia de locos.

Una vez sobrellevados los dolores de la primera semana, todo lo que el rugby te deja serán cosas buenas. En el aspecto personal, habrás vencido tus miedos de empezar algo nuevo, seamos sinceros a todos nos atemoriza empezar algo que desconocemos. En el aspecto físico, te darás cuenta de que, aunque no tienes la mejor condición, empiezas a ver que el dolor pasa y que la satisfacción se queda, a sentirte bien contigo mismo y eso te dará más autoestima sin que te des cuenta. En lo social, empezarás a formar parte de un grupo de gente que irás conociendo y compartiendo tanto tiempo, en los entrenamientos como fuera de ellos, que al poco tiempo los llamarás tus hermanos, tu segunda familia.

Hay tantas cosas que al inicio no entenderás, palabras que van cobrando sentido con el tiempo: un scrum, un ruck, el knock on o un try, saber lo que hace un flanker, un pilar o el segunda línea; tantos nombres nuevos y reglas que pensabas no ibas a entenderlas nunca pero que se vuelven parte de tu léxico al estar con tu equipo y compartiendo partidos, terceros tiempos y entrenamientos.

Asimismo, te das cuenta de que en el equipo todos somos iguales sin importar de dónde vengas o qué edad tengas, todos entrenamos igual, jugamos a lo mismo y aprendemos unos de otros: los novatos de los expertos y seguramente también los expertos de los novatos. Compartirás sesiones en el gimnasio, el auto al llevarlos a casa luego de entrenar, te invitarán a comer en su casa a una “pequeña reunión” que, sin darte cuenta, será todo el equipo aglutinado compartiendo por horas y horas.

Todas esas cosas son lo que realmente es el rugby. Este deporte ovalado es aprender a compartir, a conversar, a sentirte parte de un grupo tan heterogéneo, pero con tantas cosas en común al mismo tiempo.

En mi caso en particular, el rugby cambió mi presente y de seguro mi futuro. El rugby me enseñó que todo es posible, que te caerás pero que tienes a 14 hermanos contigo en la cancha y 8 más en la banca, que tienes un coach y una hinchada apoyándote, gritando tu nombre, pendientes de lo que puedas o no hacer. Que si no tienes efectivo no importa, donde comen 10 comemos 11 o hasta 15. Que lo importante es estar presente.

El rugby me devolvió la sonrisa a mi vida y no hay palabras para describirlo ni para agradecerlo. Quién diría que entrenar un “deporte de bestias jugado por caballeros” me iba a traer tantas alegrías, ir a cada entrenamiento al físico y al técnico, terminar adolorido pero con una sonrisa única en la cara. A gritar en cada partido a todo pulmón por tus hermanos y a festejar las victorias en conjunto y también saber lo que se hizo mal cuando se pierde. A que no importa si perdemos si realmente nos damos cuenta de todo lo que se dejó en la cancha y de cómo mejoramos en cada partido.

Pareceré loco pero sé que no soy el único: una vez que empiezas a entrenar y compartir este deporte, el 50% del tiempo o más estarás hablando de rugby, con tu familia, tus amigos, en tu trabajo. Tomarás ejemplos de este deporte para la vida diaria, hasta la gente más cercana a ti se cansará de oírte, pero no importa, ellos solamente no entienden la dicha que es correr por ese balón y lo hermoso que puede ser hacer un try. Así que no te sorprendas si una vez que empiezas a practicarlo, te pasa esto. Disfrútalo y si te dicen algo invítales a entrenar.

Hoy estoy lejos de mi equipo y de mi familia pero el rugby es igual en Quito como en cualquier parte del mundo y de seguro encontrarás otra familia donde estés. Si lo haces anda a entrenar y formar una nueva familia porque el rugby para mí es: alegría infinita, amistad, humildad, mucho compañerismo y esfuerzo sobre todo.

Así que sin más, si no has venido, te invito a que vengas, practiques con nosotros y sientas en carne y hueso lo que yo sentí cuando empecé a entrenar este hermoso deporte!

¡¡Gracias Perros!! ¡¡¡Aú, aú, aú!!!!





Auspiciantes

  • carens
  • KYOS logo final
  • logo evolution
  • LOGO RUNA
  • Beachcomber final
  • Acercons nuevo logo oficial 2015

tienda1

1.1

tienda2

2.1

tienda3